viernes, 17 de marzo de 2017

El lío de Jack Sparrow (Ríase un poco)


El capitán Jack Sparrow y su tripulación, tras muchas aventuras y una frenética persecución por parte del espectro con cara de pulpo Davy Jones, llegaron a la isla del tesoro que estaban buscando.

 

Al acercarse al cofre vieron que estaba abierto y vacío, con una nota en el fondo. Estaba escrita en inglés, el idioma de Sparrow y sus compinches; decía lo siguiente: llegaron tarde, idiotas.

 

La tripulación se enojo demasiado, muy comprensible tomando en cuenta todo el trabajo que se tomaron para llegar hasta aquel diminuto pedazo de tierra.

 

- ¡¡Maldito loco, nos has traído aquí sólo para encontrar un cofre vacío!!

 

El capitán Sparrow, expresandose en su peculiar manera de forma serena, como si estuviera en control de la situación, dijo lo siguiente.


- Mis camaradas, eso no es cierto, los traje aquí a esta isla con cofre vacío para probar su lealtad hacia mí y viendo que tenía razón, les recompensare con la verdad: el tesoro lo escondí en la isla del pirata Barbanaranja.


La multitud de truanes palidecio de miedo al escuchar eso.


- ¿Pero es que estás loco? ¿Acaso no es cierto que esa isla está maldita? ¿No tenemos suficiente con que Davy Jones te persiga para reclamar tu alma? ¿Acaso no recuerdas lo que casi te pasa con la maldición del Perla Negra?


- Precisamente, porque sé que, al estar maldita, ese escondite es mucho más seguro que un banco así que, con su permiso, voy a buscar el tesoro, pues no tengo miedo a las maldiciones.




viernes, 3 de marzo de 2017

El déficit de Skeletor (Ríase un poco)



En una escena totalmente editada de "He-man y los amos del Universo", Skeletor estaba debatiendo con la hechicera Evil Lynn sobre los planes a seguir para conquistar el castillo "Grayskull; he aquí lo que conversaron.

 

-Voy a lanzar un ataque definitivo a He-man y a esos odiosos amos, tengo un plan que esta vez sí funcionara.

 

La mujer meneo la cabeza negativamente y respondio.

 

-Mi señor, me temo que su plan no podra ser tan ambicioso; después de todos los fracasos, nos hemos quedado en números rojos y si fallamos otra vez, no podremos  pagar los salarios de los evil warriors.


Ante esa afirmación contable, Skeletor respondio con firmeza.


- ¡Entonces ataqueremos con más fiereza!


- ¿Está loco señor? - preguntaba ella, que estaba bien acostumbrada a los delirios y paranoias del amo del lado oscuro de eternia - ¿Acaso eso garantizara el anhelado éxito?



- Tal vez sí, tal vez no, no importa; si He-man y sus amigos logran matar a casi todos mis evil warriors, al menos no tendre que pagarles ni salarios, ni tiempos extra ni mucho menos las vacaciones.